Derecho Civil, Opinión

Contratos en comics y otras formas de hacer que la ley sea comprensible

Aseguradoras de Australia están reembolsando más de $60 millones de dólares a más de 110,000 consumidores después de vender un seguro que la Comisión de Seguridad e Inversión de Australia sentenció “carecía de algún valor”.

He hablado en repetidas ocasiones de la importancia del lenguaje claro entre abogados – clientes, este es solo el último ejemplo de cómo el lenguaje y el diseño de los contratos hacen que sea imposible comprender los términos de nuestros acuerdos cotidianos.

Teniendo en cuenta que a diario aceptamos un gran número de términos y condiciones, desde el lugar de trabajo hasta la descarga de aplicaciones, necesitamos cambiar la forma en que se presenta la información que regula nuestras relaciones legales, así como el nivel de otros detalles que contiene.

Los contratos innecesariamente complejos tienen que detenerse. Esta es la razón por la cual algunos abogados están reconsiderando el diseño del contrato, usando mapas mentales, ilustraciones e incluso contratos en forma de tira cómica, que es el enfoque de la investigación de Camilla Baasch Andersen.

A non-disclosure agreement in comic form. Author provided

Todo comenzó hace unos años cuando dicha abogada necesitaba redactar las cláusulas de un contrato para un proyecto de estudiante que no eran “las cosas del abogado enajenante habitual”. Trabajaron juntos en tiras como la de arriba.

El cómic anterior es un acuerdo de no divulgación. Tres imágenes con texto. ¿El resultado? Los usuarios realmente lo leen y obtienen la idea básica de la no divulgación. Sin mas problemas.

¿Te estás preguntando si todo esto es legalmente vinculante? La respuesta es sí. Los contratos tienen que ver con el acuerdo de voluntades, y si de hecho se hacen más claros y comprensibles con las imágenes, mucho mejor. Un ex Presidente del Tribunal Supremo de Australia, Robert French, declaró recientemente que, siempre que el significado de las imágenes en los contratos sea claro, entonces, por supuesto, son vinculantes.

Desde el comic del acuerdo de no divulgación, Camilla Baasch ha estado trabajando en una gran variedad de otros contratos; acuerdos para los cuidadores en el hogar que apoyan a los discapacitados, así como contratos de empleo para una gran empresa de ingeniería. Los innovadores legales de todo el mundo también están haciendo cosas similares.

Rob de Rooy en Sudáfrica, ha creado contratos de cómics para recolectores de fruta, muchos de los cuales son en gran parte analfabetos. Estos contratos han llevado a una incorporación más fácil, una mejor prevención de disputas y una relación más amigable con los empleados. ¿Por qué? Porque pueden usarse como una herramienta comprensible para guiar la relación legal.
Acabamos de comenzar a arañar la superficie. Los contratos comics son potencialmente utilizables en todo tipo de acuerdos. No hay ninguna razón por la cual no puedan trabajar para la industria de seguros, ya sea mediante la creación de contratos legibles o, como mínimo, declaraciones de divulgación de productos comprensibles.

A portion of Rob de Rooy’s comic contract. Author provided

Como era de esperar, un estudio realizado por el Consejo de Seguros de Australia descubrió que la mayoría de los consumidores no lee completamente las declaraciones de divulgación de productos actuales, y mucho menos los documentos de política completos. También es evidente que no hay expectativa de lectura o comprensión reales.

La necesidad de formatos y términos más claros en cualquier tipo de contrato es obvia.

Pero no hay nada que nos impida cambiar la forma en que redactamos los contratos. Excepto, posiblemente, la profesión legal en sí misma. Tradicionalmente se debe a la necesidad de cubrir todas las bases, anticipar incluso el problema potencial más improbable y redactar las cláusulas respectivas.

The fundamental concepts of a contract in comic form. Author provided

Previous Post Next Post

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.