Tecnología

El tiempo no se detiene, y eso implica el hecho de que día con día las nuevas tecnologías y los avances científicos lleguen a cualquier ámbito de todas las profesiones y carreras. Cuando uno piensa en un abogado, se viene a la mente aquella idea antiquísima que se tiene de un hombre o mujer, tras un escritorio envuelto en papeles y promociones, con decenas o cientos de libros en estantes o libreros que adornan su oficina.

En la segunda década del siglo XXI se ha visto un avance considerable en el uso de las nuevas tecnologías aplicadas en muchos campos del conocimiento, en ese aspecto el derecho no ha sido ajeno al mismo, ha permeado de manera considerable y podemos apreciar ya sus efectos, siendo que en el presente texto se pretende analizar algunos aspectos presentes y futuros de dicha relación de trabajo entre el derecho y las nuevas tecnologías.