Tiempo de lectura:1 Minutos

Nuestra labor como abogados postulantes se encuentra intrínsecamente relacionada con una obligación moral para facilitar el acceso a la justicia de aquellos que lo necesiten.

En estos tiempos en donde las leyes son tan necesarias para poder acceder a todos aquellos derechos otorgadas a las personas, nuestra labor se torna fundamental para un sano avance en profundizar en situaciones no vistas en épocas contemporáneas.

Desafortunadamente, para muchas personas el pensar en acceder a la justicia implica un alto costo económico para la defensa de sus derechos. Personas, que en algunas ocasiones, principalmente se enfocan en personas o comunidades de escasos recursos o menos privilegiadas, a las cuales, pareciera la justicia les dio la espalda.

Ante estas situaciones, a nivel mundial desde hace mucho tiempo distintas firmas jurídicas (sin importar el tamaño) auxilian a estos grupos vulnerables a acceder a la justicia por medio de una figura llamada “pro-bono”.

Pro-bono, según la Declaración de Trabajo Pro Bono para el Continente Americano del año 2008 significa “prestar servicios legales gratuitamente o sin la expectativa de recibir un pago, y que benefician principalmente a personas o comunidades pobres o menos privilegiadas y a las organizaciones que los asisten. Estos pueden incluir la representación y asesoría de personas, comunidades y organizaciones en temas de interés público y que de otra manera tampoco obtendrían representación y asesoría efectiva”.

Hace un corto tiempo, fui contactado para que como Bufete fuéramos integrantes del colectivo “JUSTICIA COVID-19”.

Justicia Covid-19 es un colectivo integrado por abogados y abogadas de diversos despachos jurídicos de todo el país, que buscan contribuir con toda persona excluida a que se encuentre en especial riesgo en la etapa de COVID-19, poniendo a disposición de los justificables de manera gratuita, servicios legales.

En específico, los integrantes del Colectivo Justicia COVID-19 realizamos trabajo pro bono como parte de las acciones de responsabilidad social durante este periodo de contingencia provocado por el virus COVID-19. Es decir, prestamos servicios jurídicos gratuitos y sin expectativas de retribución económico en pro del bien común, beneficiando a trabajadores del sector público y privado, micros, medianas y pequeñas empresas, grupos en situación de vulnerabilidad (mujeres niñas, niños y adolescentes, personas migrantes y personas privadas de su libertad), así como a personal de salud.

Justicia Covid-19 tiene presencia en los 32 estados de la República, con abogados expertos en la materia en ámbito municipal, estatal, federal e internacional.

Evidentemente, el Colectivo no es una asociación, es ajeno a cualquier interés partidista o político, y tiene como único objetivo unificar la colaboración, esfuerzos y actividades de los despachos que hemos realizado y estamos promoviendo aportaciones jurídicas relacionadas con el COVID-19.

En caso de que usted necesite una asesoría y considere el colectivo Justicia Covid-19, por medio de sus abogados, podemos auxiliarle en alguna situación que ponga en riesgo el adecuado uso de sus derechos, puede ponerse en contacto directo con el colectivo en www.justiciacovid.com

Autor

Gerardo Fco. López García

Licenciado en Derecho, Egresado de la Universidad Anáhuac con especialidad en Ciencias Penales, Oaxaca. Defensor y asesor jurídico de víctima con affaire con el Constitucional. Titular de Procesos Penales y Federales en la firma jurídica López Thomas - Abogados.

Un pensamiento en “COVID-19 y el trabajo de abogados pro bono en México

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.