Opinión, Sociología Jurídica

Sarmiza Bilcescu: Primer abogada europea y primera Doctora en Derecho del Mundo

Sarmiza, nació en Bucarest, Rumania, el 27 de abril de 1867.

Tal vez su nombre no sea tan familiar, pero en el mundo legal siempre será recordada por dos de sus grandes méritos: Ser la primera mujer en Europa en obtener el grado académico de abogada – algo tremendamente esforzado y loable para el contexto de su época – y ser la primera mujer del mundo en obtener el título de Doctora en Derecho.

La mano de Sarmiza siempre fue guiada por su madre, una señora muy decidida y convencida de la idea de igualdad de la mujer.

Perteneció a una familia acomodada y liberal. Su padre, Dumitru Bilcescu, fue el responsable de las finanzas durante el reinado del príncipe Barbu Stirbey.

En 1884, acompañada por su madre, Sarmiza viaja a Francia para conseguir una plaza como estudiante de la famosa Universidad de París. Una vez logrado ese objetivo, no estuvo el camino allanado, pues en muchas ocasiones debió afrontar serios inconvenientes para poder acceder a sus clases e, incluso, hasta a las instalaciones de  propia universidad por su condición de mujer. Claro está: Esto sólo lo pudo superar por su gran determinación y perseverancia porque las hostilidades no provenían sólo de sus compañeros, sino también, de sus profesores.

INFOGRAF SARMIZA

Cuentan las leyendas universitarias parisinas que el decano, Edmond de Santerre dijo que tuvo miedo de aceptar su solicitud de ingreso, porque pensó que iban a hacer de guardias en las clases, por lo que al poco tiempo, se le ordenó al guardia de la facultad impedirle el acceso. Samiza, elevó su queja a las autoridades y en su defensa señaló un letrero que exponía la máxima republicana francesa: Libertad, igualdad, fraternidad.

            Luego de un año de estudios, fue el mismo decano quien, en discurso público en el que mencionaba a Samiza, resaltó sus cualidades personales y académicas, indicando que merecía todo el respeto por su ejemplar conducta.

En 1887, concluye su licenciatura en Derecho, en una de las universidades más prestigiosas del mundo, convirtiéndose en la primera europea en lograr ese grado.

Sarmiza estaba decidida a ir por más: Quería el doctorado. Y lo logró. Su tesis era revolucionaria para su época, lo que para algunos sectores significó “incómoda”: Sobre la condición jurídica de la madre en la que analizaba minuciosamente las contradicciones y las carencias de los derechos de las mujeres, sobre todo de las madres. Esta histórica tesis fue presentada el 12 de junio de 1890 ante la Facultad de Derecho de París, cuando contaba tan sólo con 23 años de edad. La fecha de obtención de su doctorado es, justamente, dos años antes de que lo lograra Jeanne Chauvin, la primera francesa que pudiera hacer lo mismo.

SARMIZA2

Ya graduada, fue la primera mujer que podía ejercer la abogacía en Rumania al ser invitada por la Asociación de Abogados del condado de Ilfov, pero prefirió defender el derecho al acceso a la educación de las niñas y mujeres de su país, a lo que dedicó su vida.

En 1915, comenzó su campaña a favor del acceso a la educación superior para las mujeres, ofreciendo formación alternativa y adicional a aquellas a las que les había sido negado su acceso a la educación.

Junto con otras mujeres defensoras de los derechos y la causa feminista, funda la Sociedad Rumana de Señoritas, lugar desde el que se dedicó incansablemente a generar conciencia social para la generación de oportunidades equivalentes a las del sexo masculino.

Su gran mérito y su lucha no se limitaron a la obtención de sus títulos, sino en marcar la huella para los nuevos rumbos de la emancipación de la mujer, cunado representó diplomáticamente a su país en el exterior.

Sarmiza, falleció el 26 de agosto de 1935, a los 68 años, en su Rumania natal.

Previous Post Next Post

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.