¿Cuál es nuestra obligación como sociedad ante la pandemia?

Tiempo de lectura:3 Minutos

La actual pandemia por el coronavirus ha traído consigo una vorágine de acontecimientos, algunos de ellos son: la violencia en el país que aún persiste, la prioridad otorgada a los proyectos de la administración -Dos Bocas, Tren Maya, Aeropuerto Felipe Ángeles y Corredor Transístmico- y las cuestionadas cifras del Covid-19, mismos que serán analizados así como las acciones que se han suscitado por parte del Poder Ejecutivo y las correspondientes autoridades al respecto.

A lo largo del mismo irán surgiendo algunas interrogantes que en la reflexión final respectiva encontraran una posible respuesta. Sin embargo el objeto del presente texto, es resaltar que aun ante una pandemia que nos ha obligado a la mayoría a permanecer en confinamiento, ha sido la oportunidad perfecta para replantearnos cual es nuestro deber como sociedad ante las acciones institucionales que, aunque lo pareciera, no son las únicas responsables de sacar al país adelante.

Lav en el país, los proyectos prioritarios y las cifras del Covid-19 

A pesar de la actual emergencia sanitaria que estamos viviendo, el marzo pasado del presente año 2020, fue calificado como el más violento del actual sexenio, ya que según datos y cifras que reporta diariamente la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana cuya base de datos se alimenta con las cifras reportadas por las fiscalías locales, se registraron 2 mil 585 homicidios dolosos. Ante esto cabe mencionar que el 16 de mayo de 2019, se publicó en el Diario Oficial de la Federación la “Estrategia Nacional de Seguridad Pública” ,  siendo la prevención del delito uno de los ejes estratégicos de la seguridad pública, y que sin entrar en detalles, incluía a la Guardia Nacional como agente para la prevención del delito y la participación en la investigación de los mismos y aplicación de acciones de para la desarticulación de los grupos  delictivos, entre otras, pero la pregunta es ¿está funcionando dicha estrategia?, otras preguntas que surgen serían: ¿existe una estrategia realmente efectiva para disminuir los homicidios dolosos en el país aún en emergencia sanitaria?, la prevención de los delitos ¿es competencia exclusiva de los poderes públicos?

Mediante Acuerdo por el que se establecen los Lineamientos técnicos respecto de las acciones extraordinarias para atender la emergencia sanitaria generada por el virus SARS-CoV2, publicado el 31 de marzo del 2020 en el Diario Oficial de la Federación ,  se estableció que aquellas empresas de producción de acero, cemento y vidrio con contratos vigentes con el Gobierno Federal, continuarán las actividades que les permitan cumplir con los compromisos de corto plazo exclusivamente para los proyectos de Dos Bocas, Tren Maya, Aeropuerto Felipe Ángeles y Corredor Transístmico. La pregunta que surge es la siguiente: ¿por qué estos proyectos se consideran prioritarios aún ante la emergencia sanitaria? Una posible respuesta: mantener activa la economía, ya que el lunes 30 de marzo el presidente Andrés Manuel López Obrador ya había declarado que no daría “ni un paso atrás” en la construcción de los proyectos prioritarios para su gobierno, argumentando que se tenía “que reactivar la economía lo más pronto posible”. 

La cifras respecto al Covid-19 cambian cada día, las únicas en las que nos podemos basar son en las que se informan mediante la Secretaria de Salud en comunicados técnicos . A finales de marzo empezaron a surgir versiones de que el gobierno registraba casos de Covid-19 como “neumonía atípica” para no proyectar las cifras reales, al respecto  el subsecretario de salud Hugo López-Gatell, desmintió que el gobierno esté modificando cifras de neumonía para ocultar muertes por el SARS-CoV-2, aclarando cómo distinguen los casos de neumonía de los casos de aquellos de Coronavirus. Lo cierto es que como en todo trabajo estadístico, puede haber un margen de error, se habla incluso que podría haber más de 26 mil casos de coronavirus no confirmados, esto por no haber acudido al médico o por no habérseles realizado la prueba correspondiente. Ante todo esto, ¿por qué es necesario que haya más certeza en dichas cifras?

Reflexión final

Es difícil -si no es que imposible- engañar a la sociedad actual, contamos con muchos medios para estar informados sobre todos los sucesos relevantes. Pero no solo es importante tener acceso a la información, ya que ese es un derecho fundamental, lo que hay que recordar es que la sociedad civil debe activarse para generar cambios. La acciones gubernamentales no son “cajas negras” a las que no podemos cuestionar, en una democracia como la nuestra, son todo lo contrario. Para “romper” con el blindaje del sistema es necesario que las turbulencias provengan de la sociedad civil . Y más responsabilidad tenemos como juristas, ejemplo de ello, fue como la organización civil Mexicanos Contra la Corrupción, promovieron juicio de amparo reclamando “la omisión de establecer medidas de seguridad eficaces para evitar el contagio del coronavirus” y mediante el cual se concedió la suspensión de plano para que las autoridades implemente las medidas preventivas y acciones para detectar personas infectadas con el virus SARS-COV-2 o Covid-19.   

A lo largo del presente trabajo surgieron distintas interrogantes, que más allá de pretender darles respuesta, fueron un invitación a la reflexión. Respecto a la violencia en el país, habría que generar presión para que la actual estrategia que se esté implementando, sea realmente eficaz. Este problema no es exclusivo para su resolución por parte de los poderes públicos, aunque si tienen la mayor responsabilidad en el ámbito de sus competencias. Es bueno recordar siempre lo que dice Beccaria “el más seguro, pero más difícil medio de evitar los delitos es perfeccionar la educación, objeto muy vasto, y que excede los límites que me he señalado: objeto (me atrevo a decirlo) que tiene vínculos demasiado estrechos con la naturaleza del gobierno que permitir que sea un campo estéril, y solamente cultivado por un corto número de sabios”, esto para no olvidar que aunque sea utópico pensar en la educación como le mejor medio para evitar delitos, es posible mediante cambios generaciones no solo institucionales, también sociales. Otra forma en que coadyuvamos los juristas, es siempre litigando los delitos

Con respecto a la prioridad otorgada a los proyectos de Dos Bocas, Tren Maya, Aeropuerto Felipe Ángeles y Corredor Transístmico, mismos que siguen en pie, lo realmente habría que replantear es que si dichos proyectos sirven para mantener la economía activa ante esta crisis, este es un problema que debe ser abordado inter y multidisciplinariamente ante su complejidad para poder dar respuesta a la interrogante surgida.

Es importante tener la mayor certeza posible en las cifras respecto al Covid-19, ya que no puede darse solución al problema si no conocemos la dimensión del mismo, menos si al que nos enfrentamos es tan complejo que cada día hay un panorama y cifra diferente. Nuestro papel aquí es seguir las recomendaciones de las autoridades sanitarias. Continuar informándonos por medios oficiales y confiables y difundir lo más útil posible a los que nos rodean. Varios países asiáticos han logrado que el nivel de propagación del virus sea menor que en el resto del mundo, esto ha consistido en acciones sobre la detección temprana de los casos por medio de las pruebas. Muchos gobiernos solo hacen los exámenes a los pacientes con síntomas evidentes, lo que genera que las personas con síntomas leves propaguen el virus sin saberlo. El distanciamiento social es de las más efectivas para evitar los contagios, mismas que se deben instruir con rapidez, ya que en naciones como Hong Kong y Taiwán fue fundamental para reducir los contagios. Dichas medidas se han replicado en diversos países, pero sin duda el factor que marcó la diferencia para que estas fueran efectivas fue la rapidez con la que se tomó la decisión. Sin duda, y que se ha repetido hasta el cansancio, lo mejor que podemos hacer es no contagiarnos y no contagiar a otros y así retrasar el número de casos positivos.

Ya que no hay marcha atrás con respecto a la propagación de la pandemia, ¿qué podemos hacer? Estamos en todo nuestro derecho de cuestionar las acciones gubernamentales, sin olvidar que este es un fenómeno mundial al cual aún no se le encuentra solución, pero tenemos todos los medios, y sobre todo cuestionar a las instituciones para cambiarlas y ayudarlas a trabajar mejor por el bien de todos.

Autor

Sandra Morales Castro

Licenciada en Derecho por la Universidad Anáhuac. Estudiante de la Maestría en Derecho en la Facultad de Derecho de la UNAM.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.